Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2015

Luces en la oscuridad

Imagen
Era diciembre otra vez, y el atardecer era maravilloso. Tan cálido que los niños se resistían a volver a sus casas, algunos hacían fila para una segunda vuelta, otros corrían en círculos mientras sus madres los perseguían con la mirada. Aquella calesita, que alguna vez había presenciado el primer beso de una joven pareja, brillaba en la creciente oscuridad.
 Ella fue la primera en llegar, como siempre. Se sentó en el mismo banco y contempló el paisaje con una sonrisa melancólica, jugueteaba con su anillo de casada y miraba en todas direcciones, esperando que él apareciera. El dedo anular comenzaba a dolerle cuando él apareció. Se saludaron con un abrazo algo incomodo. Todos los años era igual, comenzaban una charla banal, como si fueran dos extraños y luego recordaban todas aquellas cosas que los habían juntado y hablaban como los viejos amigos que eran.
 Se sentaron con la mirada perdida unos minutos hasta que él rompió el silencio.         -¿Y cómo están los chicos?
 Ella lo miró y so…

Dedicatorias

Imagen
¿A quién o a qué agradecerías por convertirte en la persona que sos hoy?  Para mí de eso se tratan las dedicatorias de los libros, agradecer a la o las personas que te ayudaron a crecer y alcanzar tus sueños y expectativas. Todos tenemos a esa persona que nos da el empujón (ya sea positivo o negativo) que nos mantiene avanzando por el camino. La persona que nos levanta cuando tropezamos y queremos abandonar. Esa es la persona digna de agradecer, porque sin ellos no hubiéramos llegado a donde estamos ahora.  

 Mi agradecimiento sería para las personas que me introdujeron al maravilloso mundo de la literatura. A los hombres de mi vida, que siempre me leyeron los libros que quise, cuando quise. 
Les comparto las mejores, divertidas, emocionantes y significativas dedicatorias de libros. 


"A mi esposa Marganit y a mis hijos Ella Rose y Daniel Adam sin  los cuales este libro se habría terminado dos años antes"




 "Este libro está dedicado a mi padre, Joseph Hill Evans, con amor. Com…

El retroceso

Imagen
El retroceso


 Un nuevo día que no significaba absolutamente nada en su vida. Cuando él abrió sus ojos por primera vez esa mañana la luz fluorescente lo hizo gruñir. Aquella luz molesta, que lo había acompañado en su estadía en la cárcel, ahora le daba justo en los ojos que no se habían acostumbrado aún al brillo extraño. En ese momento, pestañeando para adaptarse, deseó que en esa pequeña celda hubiese una ventana, una pequeña al menos, que fuera su contacto con el mundo exterior, que él a pesar de todo seguía queriendo. Pero eso era pedir mucho, ¿cómo habría ventanas con el riesgo que eso exponía? Si hubieran querido poner una ventana tendrían que haber tomado todos los recaudos necesarios para que los rayos no quemaran todo lo que tocaran.  Él se mantuvo acostado, con las manos debajo de su cabeza, soñaba despierto, como siempre. También recordaba aquellos viejos tiempos en los que se sentaba con su abuelo a escuchar sus historias. Recordaba esas tardes con un especial cariño, porque…