6 de septiembre de 2015

Proyecto I - Diez

 Este el primer borrador que comparto con ustedes, el inicio de algo tan importante para mí.Este disparador lo encontré en la gran pagina de Sarah Selecky (http://www.sarahselecky.com/) 

 El disparador es este: Escribe una historia que involucre una cuenta regresiva. Empieza con el 10 y termina la historia con el 1. 

 Como verán al leerlo, no le hice estricto caso al disparador, hice mi propia versión. Sí empecé a escribir desde el número 10, pero en realidad ese el final de la historia, e inicia en el número uno. Ustedes pueden leerle desde inicio a final (1 a 10) o desde el final al inicio (10 a 1). Cada uno elegirá como prefiera! Yo creo que ambas maneras tienen sus riquezas distintas. 




 Cuando terminen de leerlo me gustaría saber cuál es su opinión, ¿En qué sentido decidieron leer la historia? ¿Se animan a escribir una historia con este disparador? Si es así sus borradores serán bienvenidos para subirlos al blog. Espero sus comentarios. Ojala les guste!




Diez

10. Me siento mejor. Estos meses, a diferencia del año anterior, han sido de mucha ayuda para olvidar el dolor. O quizás solo me he acostumbrado a vivir con este vacío en mi pecho, no ha sido nada fácil pero de todas maneras ya estoy mejor.
 Comienzo a olvidar, a vivir mi vida de nuevo. Mi vida tal como era antes, hace 10 años.  

9. Me seco la lágrima solitaria que resbala por mi mejilla con la manga de mi camiseta. No se qué otra cosa puedo hacer, ya he intentado todo y he dicho todo, pero nada parece funcionar. Sólo queda el olvido.
 Le doy la espalda y doy un paso tímido, dudoso. Si me largo ya no habrá marcha atrás. ¿Puedo olvidar tanta historia tan fácil? No. No puedo. Esa es la verdadera respuesta.
 Me volteo, otra vez la veo partir sin mirar atrás. Una frase se queda atascada en mi garganta. Es inútil ya pedirle que reconsidere. Que no se vaya.
 Ella dobla por el sendero del parque y es la última vez que la veo.

8. Una llamada me despierta en medio de la madrugada. Si es algo urgente dejarán mensaje, no hay porqué alarmarse, pero me mantengo atento a la voz femenina que se oye por el contestador. Ha estado llorando, lo sé porque la conozco. Me dice que ha estado pensando en nosotros. Eso es algo bueno, ¿no? Se hace silencio por varios segundos, supongo que eso era todo lo que tenía que decir. Cuando estoy por enterrar la cabeza en la almohada nuevamente ella dice: Creo que deberíamos vernos para… hablar. Quizás en ese parque que nos gusta. Y eso es todo, fin de la llamada.

7. Llego a casa y la veo sentada en la mesa de la cocina. Le pregunto si está lista para hablar del tema, pero ni siquiera es capaz de levantar la vista hacia mí. Me gustaría hacerla reaccionar, me gustaría poder pedirle que no tire tantos años a la basura y que decida de una vez.
 -    No sé si es lo que quiero… No sé si puedo hacer esto.
 Me acerco y me arrodillo en frente de ella para obligarla a mirarme a los ojos. Esto es lo que siempre hemos planeado, hemos hablado de casarnos por años y ahora ella necesita tiempo para pensar. 
-          Pero es lo que habíamos planeado. Este es el plan, siempre lo fue.
 Sus palabras son simples. “No quiero seguir con el plan”. Aún sin mirarme se levanta y se marcha del departamento. Dejándome arrodillado frente a una silla vacía, con una pregunta sin respuesta y la horrible posibilidad de perderla.

6. Algo anda mal. Lo puedo ver en su rostro, su sonrisa parece haberse desvanecido últimamente. Pero cada vez que le pregunto ella me dice que todo está bien o me cambia de tema. ¿Cómo puedo hacer algo por ella sino me dice que está mal? Por eso creo que esta cena le gustará, quizás le levante un poco el ánimo, quizás no necesite saber que sucede para hacerla sentir bien. Reservé mesa en ese caro restaurant hace dos meses y creo que le gustará. Mientras termino el nudo de la corbata ella sale del cuarto con su ropa de pijama.
- Creí que…
- No tengo ganas.- dice mientras se encoje se hombros.
- Pero me esforcé muchísimo por esta reserva. Vamos. Hace mucho tiempo que no salimos.
- Bueno, puedes ir solo.
 Se acomoda en el sillón y enciende la televisión. Frustrado me saco la corbata y la vuelvo a colgar en el armario.

5.  –    Esto es estúpido.- cierra la tapa del libro y lo deja sobre el sillón.- ¿Por qué decidirían estar juntos después de todo? El amor puede llegar a ser realmente estúpido.
-          Pensé que ese libro te encantaba- me acerco a ella y le masajeo un poco los hombros.
 Últimamente parece un poco estresada, ha estado distinta, un poco dispersa. Se pone de pie sin mirarme.
-          La gente cambia.- y luego se va a la cocina dejándome solo.

4. Dejo la ultima caja cerrada sobre la encimera de la cocina. Esto es todo, al fin lo logramos. Aún queda desempacar, pintar y amoblar, pero este es el primer paso del plan. Ella aparece en la cocina, con su ropa sucia y su cabello despeinado, pero aún así me parece igual de bella que el primer día que la vi. Su sonrisa está radiante. Se acerca a mí y me besa dulcemente.
-          Esto es lo que siempre quisimos. Tenemos tanto trabajo adelante.
 Comienza a hablar de las millones de cosas que debemos hacer en nuestro nuevo hogar, habla de los colores de las paredes, de la ubicación de los muebles y de que en algún momento, quizás seamos tres en este lugar.
 Nunca la he visto más feliz, y eso es todo lo que necesito para querer seguir adelante. Ahora tengo una razón por la cual vivir.

3. Vamos en el auto, en silencio. Yo tengo los ojos clavados en la calle mientras ella se muerde las uñas ansiosa. Le digo que no se preocupe, no hay por qué, intento tranquilizarla porque sé lo que opina de su padre.
-          Lo sé. Lo sé.- me dedica una sonrisa forzada y vuelve a morderse la uña.- Pero no hables de…
-          Política, religión ni desigualdad social. Ya lo sé. No hay de qué preocuparse, vamos a estar bien.
 Con la mano libre aprieto un poco la de ella para darle ánimo. Esta vez su sonrisa es sincera.
-          ¿Cómo tuve tanta suerte?- dice luego de un largo suspiro.
-           No lo sé. Pero es cierto que soy el premio mayor.
 Por fin su risa suena despreocupada, esa risa de ella que tanto amo. Entre risa y risa se le escapa un “te amo”. 

2. Me miro al espejo y me acomodo el cuello de la camisa, no sé cómo es este bar al que ella quiere ir pero espero estar vestido acorde con la situación. No recuerdo haber estado así de nervioso para ninguna otra primera cita. Quizás sea porque su personalidad segura me apabulla, porque ella es todo lo que yo no.
 No me dejó pasar a buscarla, prefirió que nos veamos en ese lugar que al parecer nadie conoce. Y cuando llego me doy cuenta de porqué, el bar solo tiene un pequeño cartel al costado de una puerta cerrada que dice “Bar Notorio de lectura”. No espero más de dos minutos cuando la veo  aparecer con su vestido azul.
 En el bar se presentan varias personas a leer sus poemas o a improvisar, algunas son realmente buenas, pero el mejor momento de la noche es cuando la escucho reír por primera vez. Solo una risa me basta para darme cuenta que esta mujer podría acompañarme por el resto de mi vida.

1. Al levantarme arrastro la silla hacia atrás, las patas de hierro rechinan contra el piso, varias personas se dan vuelta a mirarme pero no ella. Ella tiene la mirada en esa página del libro, sus ojos cafés se deslizan rápidamente de una línea a la siguiente.  Me acerco hacia ella pero no nota mi presencia. El titulo es: Romeo y Julieta.
 Me armo de valor y las palabras salen de mí sin pensarlo.
-          No quiero arruinarlo, pero no tiene un final feliz.
-          Lo sé. Pero ninguna historia lo tiene.- levanta la vista y me clava una mirada segura luego de hablar.
-          Puedo probarte lo contrario.
  Veo en su sonrisa que acepta el desafío, y esa sonrisa es el inicio de todo.


4 comentarios:

  1. Tiene su encanto saber el final, porque entonces quieres saber como comenzó todo :3
    Es triste que un romance termine cuando comenzó de la nada, tal vez jamas fue amor sino solo cariño. Me gusto mucho :3 y me uno a la cuenta regresiva :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, a mí siempre me gustaron esas historias (libros o películas) que muestran un poco del final y luego regresan al principio, creo que ayuda a entender todo lo que sucede.
      Muchas gracias por pasar, me alegra que te haya gustado. Un fuerte abrazo Helena!

      Eliminar
  2. Solo vine a dejar mi respuesta a modo de spam: http://bit.ly/2xECqRr XD Una disculpa, pero para quien quiera ver que si respondemos los retos, ahí esta mi link ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre sos bienvenida en este espacio aunque sea spam jaja. Aunque no creo que nadie lea el comentario porque ya está bastante abandonado :(
      Un saludo Helena!!

      Eliminar

Este blog crece con opiniones y críticas. No dudes en comentar!

No te pierdas nada, suscribite!